¿Por qué las Cebras tienen rayas?



porque las cebras tienen rayas
las cebras y sus rayas

Hay ciertas especies del reino animal que han llamado la atención de las personas más que otras. Podríamos decir que son “animales populares”.

También es cierto que aquellos que “visten” rayas tienen un lugar privilegiado: tigres y cebras.

Pero, ¿por qué las cebras tienen rayas? Quizás alguna vez se preguntó esto. Pues, un estudio reciente ha dado respuesta al interrogante: las rayas de las cebras serían parte de una evolución de la especie que serviría al propósito de ahuyentar insectos.

Un problema científico que ha desconcertado hasta al mismo Darwin hoy tiene su respuesta. Históricamente se manejaban hipótesis como: las rayas repelen insectos, proporcionan camuflaje, confunden a los depredadores, reducir la temperatura del cuerpo o ayudar a los animales a interactuar socialmente.

Hoy día, por primera vez los científicos confrontaron todas estas teorías una contra la otra en un modelo estadístico, y el resultado fue bastante bueno.

El Estudio de Tim Caro

El científico que lideró el estudio, Tim Caro (biólogo de la Universidad de California), aseguró que “el único factor que está muy relacionado con la creación de rayas es para repeler moscas parasitarias”.

Para llegar a este resultado (publicado el 1 de abril en la revista Nature Communications), los investigadores de la Universidad de California en Davis recolectaron datos de una amplia variedad de fuentes, incluyendo las colecciones de museos y mapas históricos.

Se analizaron variaciones en los patrones de trazado de las rayas a través de las siete especies del grupo (que incluye équidos, caballos, asnos y cebras) y sus 20 subespecies.

La mayoría tienen algún tipo de rayas en alguna parte de sus cuerpos. También se tomó en cuenta el lugar del cuerpo donde se desarrollaban las rayas (lomo, panza, cara).

Con estos datos, el equipo mapeó los sitios donde las especies vivían junto a datos de proporción de: población de moscas parasitarias, depredadores, distribución forestal, junto a otros factores ambientales que pudieran influir con el desarrollo de las rayas.

Los datos proporcionados por estos modelos estadísticos sirvieron para asignar los niveles de probabilidad por el cual las rayas se generan. Los resultados mostraron que el rango de especies con rayas coincide en los sitios donde las moscas parasitarias son más activas (independientemente de la especie y del lugar en el cuerpo donde se producen las rayas).

cebras rayadas

Este estudio se ha basado en un estudio del año 2012 realizado por investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia. Allí se han utilizado caballos pintados de blanco y negro para probar la hipótesis de que las moscas evitan las rayas.

Pero, ¿por qué sucede este fenómeno? Al parecer, las moscas encuentran tramos de agua para aparearse y poner sus huevos mediante la búsqueda de la luz polarizada, horizontalmente reflejada. Las rayas de la cebra son verticales y reflejan la luz polarizada de forma diferente, lo que las hace poco atractivas para los tábanos.

A diferencia de otros mamíferos africanos, las cebras tienen el pelo más corto, el cual las moscas son capaces de penetrar con mayor facilidad y llegar a morder en la piel.

¿Cómo continúa el misterio?

A pesar de ser un gran hallazgo, todavía los investigadores tienen que probar su teoría “repelente de insectos” en la naturaleza. Las cebras crean su propia “armadura rayada” para repeler a las moscas, pero también emiten olores que pueden atraerlas, lo que podría cancelar los beneficios de las rayas.

Por otra parte, existen otras líneas de investigación propuestas para este dilema. Así es cómo el biólogo de la Universidad de California, Los Angeles; Brenda Larison, que estudia las rayas de cebras comunes asegura que la investigación de Tim Caro todavía necesita progreso en campo y no debe ser considerada más que una aproximación al problema de investigación que merece ser profundizada.

Otras líneas de investigación

Entre las otras líneas de investigación, se han encontrado hipótesis interesantes. En un principio, Charles Darwin encontró que las rayas de la cebra eran todo un enigma.

En “El Origen del Hombre” rechaza la idea de las rayas actúen como camuflaje. Para ello, cita las observaciones de William Burchell sobre el comportamiento en manada: “Sus costillas elegantes brillaban bajo el sol, y el brillo y la regularidad de sus abrigos de rayas presentaron una imagen de extraordinaria belleza, en el que probablemente ellos no son superados por ningún otro cuadrúpedo.”

Bajo esta línea, Darwin rechazó la idea de una utilidad asexuada (tanto cebras macho como hembra poseen rayas del mismo modo), descubriendo que “el que atribuya las rayas verticales blancas y oscuras en los flancos de varios antílopes a la selección sexual, probablemente extenderá el mismo punto de vista a la hermosa cebra.” En simples palabras, las rayas ayudarían a machos y hembras a realizar decisiones “sensatas” sobre sus compañeros de apareamiento.

Se ha pensado, también, la posibilidad de que las rayas actúen como una especie de “código de barras zoológico”, lo que permitiría a un espécimen reconocer a otro. En una línea diferente, se ha propuesto que las rayas podrían ayudar de alguna manera con la termorregulación. Esperemos que el equipo de Tim Caro logre avanzar a la siguiente fase de su investigación y resolver con seguridad este dilema.

 

 


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*