Luz ¿Puede ejercer suficiente fuerza para mover un objeto?



¿Puede la luz mover objetos?
¿Puede la luz mover objetos?

¿Cómo pueden los fotones viajar a la velocidad de la luz instantáneamente sin producir una fuerza en la dirección opuesta? ¿Por qué no empujan hacia atrás cuando enciendo la linterna?

Sí, sin duda. Según la segunda ley del movimiento de Newton, una fuerza es la masa de un objeto por su aceleración. Pero la luz es rara, se desplaza a una velocidad constante, la velocidad de la luz y nunca se acelera. Además, la luz está hecha de fotones que no tienen ninguna masa. El punto crucial es que mientras que la luz no acelera y no tiene masa, sí la lleva un un impulso y el impulso, como una forma de energía, puede ser transferido. Mediante la transferencia de su impulso, los fotones son capaces de ejercer una fuerza sobre un objeto. Los físicos se refieren a ella como una fuerza óptica. Cuanto mayor sea la frecuencia de la luz, mayor es su impulso y, por lo tanto, una fuerza más fuerte que se puede ejercer. Esto significa que la luz azul empujará más fuerte que la luz roja

La teoría nos dice que la luz tiene un poco de un empuje, pero sin duda no puede sentir cuando enciendo la linterna. ¿Cuál es el punto de toda la teoría, entonces?

Mientras que el empuje de la luz es tan pequeño que no se siente en la vida cotidiana, sí lo podemos observar a nanoescala en el mundo de lo infinitamente pequeño. Arthur Ashkin, un científico que trabaja en los Laboratorios Bell en los años setenta demostró que las partículas de tamaño nanométrico y micrométrico se pueden acelerar, atrapadas y manipuladas por la presión de radiación de un haz láser altamente enfocado.

Hoy en día, los científicos utilizan la luz, literalmente, en forma de pinzas ópticas para manipular objetos desde células a simples átomos.

¿Eso quiere decir que sólo necesitamos la luz de una linterna superpotente para mover cosas grandes?

Si como fuente de luz no nos limitamos a una simple linterna, y sí consideramos que el sol ejerce una presión de radiación lo suficientemente fuerte como para empujar naves espaciales y asteroides incluso de su camino.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*