¿Por qué el metal chispea en el microondas?

He aquí por qué los metales en el microondas pueden provocar un espectáculo de luces.

¿Por qué el metal chispea en el microondas?
¿Por qué el metal chispea en el microondas?

Para responder eso, primero debemos entender cómo funciona un microondas. El pequeño horno se basa en un dispositivo llamado magnetrón, un tubo de vacío a través del cual se hace fluir un campo magnético. El dispositivo hace girar electrones y produce ondas electromagnéticas con una frecuencia de 2.5 gigahercios (o 2.5 mil millones de veces por segundo). Dijo Aaron Slepkov, físico de la Universidad de Trent en Ontario.

Para cada material, hay frecuencias particulares en las que absorbe la luz particularmente bien, agregó. Y, resulta que 2.5 gigahercios lo es para el agua. Como la mayoría de las cosas que comemos están llenas de agua, esos alimentos absorberán la energía de las microondas y se calentarán.

Curiosamente, 2.5 gigahercios no es la frecuencia más eficiente para calentar el agua, dijo Slepkov.

Eso se debe a que la compañía que inventó el microondas, Raytheon, notó que las frecuencias altamente eficientes eran demasiado buenas en su trabajo, señaló. Las moléculas de agua en la capa superior de algo como la sopa absorberían todo el calor. Por lo que solo las primeras millonésimas de pulgada hervirían y dejarían el agua como una piedra fría.

Ahora, sobre ese chispeante metal. Cuando las microondas interactúan con un material metálico, los electrones en la superficie del material se se mueven bruscamente. Esto no causa ningún problema si el metal está liso por todas partes. Pero donde hay un borde, como en los dientes de un tenedor, las cargas pueden acumularse y dar como resultado una alta concentración de voltaje.

“Si es lo suficientemente alto, puede arrancar un electrón de una molécula en el aire”, creando una chispa y una molécula ionizada (o cargada), dijo Slepkov.

Las partículas ionizadas absorben las microondas aún más fuertemente que el agua. Por lo que una vez que aparece una chispa, se absorben más microondas, ionizando aún más moléculas para que la chispa crezca como una bola de fuego, dijo.

Por lo general, tal evento solo puede ocurrir en un objeto metálico con bordes ásperos. Es por eso que “si tomas papel de aluminio y lo colocas en un círculo plano, podría no provocar chispas”, dijo Slepkov. “Pero si lo arrugas en una bola, se encenderá rápidamente”.

Si bien estas chispas tienen el potencial de causar daños al horno de microondas, cualquier alimento debe estar perfectamente bien para comer después (en caso de que realmente haya olvidado esa cuchara en su avena).

Las uvas arden en el microondas

Los metales no son los únicos objetos que pueden generar un espectáculo de luces en un microondas. Los videos virales de Internet también han mostrado uvas a la mitad que producen espectaculares chispas de plasma, un gas de partículas cargadas.

Varios detectives habían buscado una explicación, sugiriendo que tenía que ver con una acumulación de carga eléctrica como en un metal. Pero Slepkov y sus colegas realizaron pruebas científicas para llegar al fondo del fenómeno.

“Lo que encontramos fue mucho más complicado e interesante”.

Dijo

Al llenar las esferas de hidrogel, un polímero superabsorbente utilizado en pañales desechables, con agua, los investigadores descubrieron que la geometría era el factor más importante para generar chispas en objetos similares a uvas. Las esferas del tamaño de una uva resultaron ser concentradores particularmente excelentes de microondas, dijo Slepkov.

El tamaño de las uvas causó que la radiación de microondas se acumulara dentro de las pequeñas frutas, lo que eventualmente resultó en suficiente energía para extraer un electrón del sodio o potasio dentro de la uva, agregó, creando una chispa que se convirtió en plasma.

El equipo repitió el experimento con huevos de codorniz, que son aproximadamente del mismo tamaño que las uvas. Primero con su interior natural y amarillo y luego con el líquido drenado. Los huevos rellenos generaron puntos calientes, mientras que los vacíos no lo hicieron, lo que indica que imitar el espectáculo de chispas de metal requería una cámara acuosa del tamaño de una uva.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*