¿Por qué las páginas de papel se vuelven amarillas al envejecer?



¿Por qué el papel se vuelve amarillos?

Si observas los recortes de periódicos viejos, viejos documentos en papel y libros que ya no son perfectos, notarás que probablemente tengan un tinte amarillo.

Pero, ¿por qué los viejos productos de papel se vuelven amarillentos?

No es que los libros prefieran ser rubios. Sino que el papel está hecho de componentes que amarillean con el tiempo. Al menos cuando están expuestos al oxígeno, dijo Susan Richardson, profesora de química de la Universidad de Carolina del Sur.

La mayoría del papel está hecho de madera. Que en su mayoría consiste en celulosa y un componente de madera natural llamado lignina. Esta brinda rigidez a las paredes de las células de las plantas terrestres, convirtiendo la madera en algo duro y fuerte. La celulosa, una sustancia incolora, es extraordinariamente buena para reflejar la luz, lo que significa que la percibimos como blanca. Esta es la razón por la que el papel, incluidas las páginas de todo, desde partituras hasta diccionarios, suele ser blanco.

Pero cuando la lignina se expone a la luz y al aire circundante, su estructura molecular cambia. La lignina es un polímero. Significa que está construida a partir de lotes de la misma unidad molecular unidos entre sí. En el caso de la lignina, esas unidades repetitivas son alcoholes que consisten en oxígeno e hidrógeno con un poco de átomos de carbono. Dijo Richardson.

La lignina, y en parte la celulosa, es susceptible a la oxidación. Lo que significa que recoge moléculas de oxígeno extra fácilmente y esas moléculas alteran la estructura del polímero. Las moléculas de oxígeno agregadas rompen los enlaces que mantienen juntas esas subunidades de alcohol, creando regiones moleculares llamadas cromóforos. Los cromóforos (“portadores de color” en griego) reflejan ciertas longitudes de onda de luz que nuestros ojos perciben como color. En el caso de la oxidación de la lignina, ese color es amarillo o marrón.

La oxidación también es responsable del ennegrecimiento de las rodajas de una manzana cuando se abandonan en la mesa de la cocina.

El oxígeno en el aire ingresa al tejido de la fruta y las enzimas llamadas polifenol oxidasa (PPO) oxidan polifenoles (compuestos orgánicos simples) en la piel de la manzana. Este proceso produce sustancias químicas llamadas o-quinonas que luego producen melanina de color marrón. El pigmento oscuro presente en nuestra piel, ojos y cabello.

Por lo general, los fabricantes de papel intentan eliminar la mayor cantidad posible de lignina. Lo hacen mediante el uso de un proceso de blanqueamiento, según Richardson. Mientras más lignina se elimine, más tiempo permanecerá el papel con color blanco. Pero el periódico, que es de bajo costo, tiene más lignina que una página típica de libros de texto. Entonces se torna de un color amarillo-marrón más rápido que otros tipos de papel, dijo.

Curiosamente, los productores de bolsas de papel marrón y cajas de envío de cartón aprovechan la lignina. Hace que sus productos sean más resistentes. Estos productos de papel no están decolorados, dejándolos mucho más marrones que un periódico típico. Pero también lo suficientemente rígidos como para dar a la bolsa la capacidad de llevar un cartón de leche y otros comestibles.

De acuerdo con Richardson:

Teóricamente, podrías preservar tu anuario de la escuela en condiciones prístinas. Siempre que lo mantuvieras fuera del oxígeno y la luz indefinidamente.

“El oxígeno es el enemigo”, dijo. “Guarde el libro en una caja perfectamente sellada y reemplace el oxígeno por nitrógeno, argón u otro gas inerte. Es decir, que no reacciona fácilmente a reacciones químicas, y será suficiente”.

Pero si bien las condiciones ricas en oxígeno son malas para el papel, la luz solar y los niveles altos de humedad también pueden afectar negativamente la preservación, señaló Richardson. Por ejemplo, cualquier libro que esté rodeado de oxígeno se volverá amarillo, incluso si se mantiene en una habitación oscura. “La luz del sol solo acelera el proceso de oxidación”, dijo.

Asegurar que nuestros recortes de periódicos se mantengan nítidos y legibles es una cosa. Pero los conservacionistas, archiveros y bibliotecarios libran una guerra constante contra la degradación y oxidación del papel. La preservación de documentos históricos importantes, desde un testamento no diferenciado hasta la Proclamación de Emancipación, requiere una toma de conciencia sobre qué factores ambientales pueden dañar los productos de papel.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*