¿Por qué la luz del sol destiñe las alfombras pero no destiñe las flores?



Las flores no pierden el color al exponerse al sol

¿Por qué la luz del sol destiñe las alfombras pero no destiñe las flores?

Las flores no pierden el color al exponerse al sol

El color de las alfombras es debido a la presencia de ciertas sustancias químicas que poseen los matices deseados. Es lo mismo que si tomáramos un pañuelo blanco, lo sumergiésemos en tinta, y lo dejásemos secar. Las sustancias químicas que la tinta contiene en disolución comunican al pañuelo su color. Ahora bien, el Sol posee la facultad de alterar los tintes de una cortina o alfombra, y, al alterarlos, los hace mudar de color.

Pero existen ciertos tintes que llamamos permanentes, lo cual significa que el Sol no los altera, y a esta clase pertenecen los que emplean las plantas para dar color a sus flores; por lo menos, mientras la flor está viva, no palidecen.

¿Por qué la luz del sol destiñe las alfombras pero no destiñe las flores?


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*