¿Por qué el tiempo vuela cuando te estás divirtiendo?

¿Por qué el tiempo vuela cuando te estás divirtiendo?
¿Por qué el tiempo vuela cuando te estás divirtiendo?

Los relojes más precisos del mundo funcionan a un ritmo constante. Y se desordenan solo 1 segundo cada 300 millones de años.

Pero el cerebro toma esos segundos rítmicos y tiene su propio sentido del tiempo.

Pero ¿por qué el cerebro no puede mantener el tiempo como un reloj regular?

En otras palabras, ¿por qué el tiempo vuela cuando te estás divirtiendo y por qué se prolonga cuando estás aburrido?

La forma en que el cerebro percibe el tiempo depende de sus expectativas. El cerebro puede representar la probabilidad de que algo suceda, aunque aún no haya ocurrido. Dijo el Dr. Michael Shadlen, neurocientífico del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

Cada pensamiento tiene varios “horizontes”. En un libro, por ejemplo, los horizontes se encuentran al final de cada sílaba, al final de cada palabra, al final de la siguiente oración y así sucesivamente. El tiempo se mueve de acuerdo a cómo anticipamos estos horizontes.

Cuando estás realmente absorto en algo, el cerebro anticipa el “panorama general” y ve los horizontes cercanos y lejanos. Lo que hace que el tiempo parezca revolotear, dijo Shadlen. Pero cuando estás aburrido, anticipas los horizontes más cercanos, como el final de una oración en lugar del final de la historia; estos horizontes no están unidos como un todo, y el tiempo se arrastra.

No hay un solo punto en el cerebro que sea responsable de cómo percibimos el tiempo de esta manera. Más bien, cualquier área que dé lugar al pensamiento y la conciencia probablemente esté involucrada en esta tarea, dijo Shadlen.

Mecanismos en el cerebro

“Es casi seguro que hay una multitud de mecanismos de sincronización en el cerebro”.

Agregó Joe Paton, neurocientífico de la Fundación Champalimaud, una fundación privada de investigación biomédica en Portugal.

Estos mecanismos de tiempo subjetivos no tienen nada que ver con los ritmos circadianos. O cómo nuestro cuerpo está vinculado a la rotación de 24 horas de nuestro planeta.

Un mecanismo involucra la velocidad a la cual las células cerebrales se activan unas a otras y forman una red cuando está realizando una actividad. Cuanto más rápido se forman esos caminos de neuronas, más rápido percibimos el tiempo. Paton y su equipo lo han encontrado en roedores.

Otro mecanismo involucra sustancias químicas en el cerebro. Una vez más, en roedores, Paton y sus colegas descubrieron que un conjunto de neuronas que liberan el neurotransmisor dopamina, un químico importante involucrado en el sentimiento de recompensa, afecta la forma en que el cerebro percibe el tiempo. Cuando te estás divirtiendo, estas células son más activas. Entonces liberan mucha dopamina y tu cerebro juzga que ha pasado menos tiempo del que realmente fue. Cuando no te estás divirtiendo, estas células no liberan tanta dopamina y el tiempo parece más lento.

Una ventaja evolutiva

No está claro por qué nuestros cerebros no son metódicamente exactos cuando rastrean el tiempo. Pero podría tener una ventaja evolutiva, dijo Paton.

“La vida es una especie de una serie de decisiones en las que debo quedarme o no irme”.

Dijo Paton.

Este sentido interno del tiempo puede ayudar a los animales a decidir cuándo es gratificante quedarse en algún lugar.

Pero cuando observas el pasado, la duración percibida de un evento implica la forma en que el cerebro dejó la memoria.

Las redes de neuronas que codifican para una nueva memoria son más densas de lo que son para algo que no es novedoso. Cuando miras hacia atrás, esas redes más densas hacen que parezca en la memoria que duró más.

Dr. David Eagleman, profesor adjunto de psicología y salud mental pública y ciencias de la población en la Universidad de Stanford.

Por ejemplo, si recordaras un vuelo largo, pero siempre tomas vuelos largos, podrías recordarlo pasando más rápido de lo que parecía en ese momento porque tu cerebro no dejó muchos recuerdos, dijo.

Además, “el tiempo parece acelerar a medida que envejeces”, dijo Eagleman. Cuando eres un niño, todo parece novedoso y, por lo tanto, tu cerebro crea redes densas para recordar esos eventos y experiencias. Sin embargo, como adulto, has visto mucho más, por lo que estos eventos no estimulan la creación de tales recuerdos. Entonces, miras hacia atrás a tus años de juventud y dices: “¿A dónde fue ese tiempo?”

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*