¿Por qué las uñas crecen constantemente?

¿Por qué las uñas crecen constantemente?

A las 20 semanas en el útero, de repente brotan pequeñas y duras envolturas en las puntas de nuestros diminutos dedos. Para cuando nacemos, nuestros dedos de las manos y los pies están coronados por uñas completamente formadas. Las que nos acompañarán por el resto de nuestras vidas. Durante las décadas siguientes, la persona promedio dedicará cientos de horas a cortar, pintar y cuidar meticulosamente estas estructuras. Pero más allá de esta dedicación a la estética, pocos de nosotros reflexionamos sobre el propósito de nuestras uñas.

¿Por qué las tenemos y por qué crecen?

La mayoría de nosotros sabemos que las uñas están hechas de una sustancia dura y seca llamada queratina. Es el mismo material que conforma el cabello. Pero las uñas en realidad comienzan como células vivas. Detrás de las cutículas en los dedos de las manos y los pies, justo debajo de la piel se halla una estructura llamada “raíz”. La raíz produce células vivas que se forman para constituir la uña. También conocida como la matriz, este pequeño bolsillo de carne se conecta a los vasos sanguíneos, que suministran a la uña los nutrientes que necesita para crear nuevas células.

A medida que las células de queratina se forman en la raíz, son empujadas lentamente hacia adelante por células recién formadas que luchan por el espacio detrás de ellas. Salidas de debajo de la piel y al aire libre, las células más viejas se aplanan y se endurecen. Forman entonces un resistente escudo de la placa ungueal.

“La división continua de las células de la matriz empuja la placa de la uña hacia adelante. Lo hace a una velocidad de aproximadamente 3 milímetros por mes para las manos. Y de 1 milímetro por mes para las uñas de los pies”.

Amanda Meyer, profesora En anatomía humana en la Universidad de Australia Occidental

Entonces, en resumen, “las uñas crecen porque las células se producen constantemente. Al igual que la mayoría de las células de nuestro cuerpo producen constantemente nuevas versiones nuevas de sí mismas”. Sostuvo Meyer

Si bien pueden servir de lienzos en miniatura perfectos para nuestro arte de uñas y resultar útiles para el rasguño ocasional:

¿Cuál es la verdadera razón por la que evolucionamos estas estructuras intrincadas y en constante crecimiento?

La respuesta tiene mucho que ver con cómo nuestros ancestros primates se adaptaron a la vida en los árboles. Según Matthew Borths, conservador de la División de Primados Fósiles. El registro fósil nos dice que los primates, o parientes cercanos de los primates, evolucionaron por primera vez en sus dedos hace 58 a 55 millones de años. Cuando los primates estaban confinados a los árboles.

“En general, los primates son buenos para trepar cuidadosamente entre los árboles. Y, parece que la uña originalmente apareció como un rasgo que les ayudó a cumplir esa tarea”.

Dijo Borths

En comparación con otros animales, los dedos de los primates son bastante amplios. “Dedos de las manos y pies anchos nos dan una superficie más grande para agarrarnos de las ramas”, dijo Borths. Eso, a su vez, dio a nuestros antepasados un mayor agarre que ayudó a mejorar al desplazamiento a través de la compleja red arbórea, ramas y ramitas que habitaron.

Hablando evolutivamente, los investigadores creen que las uñas entran en esta ecuación porque actuaron como una especie de andamio para las amplias y carnosas almohadillas de los dedos de manos y pies. Esa estructura mantuvo la forma ancha de los dedos y aumentó el área de la superficie de la almohadilla. Al presionarla, la carne de los dedos de las manos y los pies se habría aplanado contra la uña. Al apoyar esta superficie ampliada, las uñas mejoraron el agarre de nuestros ancestros. Entonces les permitió moverse con más confianza a través de los árboles.

Forrajeo

Según Borths, cuando se trataba de buscar comida, nuestros dedos anchos habrían sido especialmente útiles. Los investigadores han observado que, en comparación con otros animales que habitan en los árboles, los primates son particularmente buenos para buscar fruta en el borde de las ramas. Allí es donde los alimentos son mucho más difíciles de alcanzar y agarrar.

“Tener estos dedos grandes y anchos es una manera de asegurar realmente el agarre en cosas realmente estrechas. Por ejemplo ramas delgadas y ramitas, donde una maniobra cuidadosa sería esencial”.

Dijo Borths.

Los investigadores sostienen que las uñas también tienen una función evolutiva protectora. Funcionan como escudos en miniatura que cubren las puntas expuestas de nuestros dedos de manos y pies. Nuestros dedos están llenos de miles de nervios, que los transforman en herramientas altamente sensibles para detectar el mundo que nos rodea.

“Si observas las regiones del cerebro que los primates han comprometido con el sentido del tacto, en comparación con la cantidad de espacio en, digamos, el cerebro de un gato, los primates tienen mucho espacio”.

Dijo Borths.

Esto apunta a la importancia de estos apéndices para ayudar a los primates a sentir y navegar con destreza alrededor del mundo, y por lo tanto, la importancia crucial de las uñas para proteger y preservar esa función al protegerlas de cualquier daño.

Cuando una línea de primates, nuestros ancestros homininos, bajaron de los árboles, esta destreza, sensibilidad y agarre poderosos fueron útiles para elaborar, manipular y usar herramientas. En muchos sentidos, esta adaptación ha formado desde entonces la base de la enorme gama de tareas que nuestras manos humanas pueden realizar hoy.

“Los seres humanos son superhéroes cuando se trata de poder usar nuestras manos de una manera muy sofisticada y sutil”.

Dijo Borths.

¿Por qué crecen las uñas?

Pero, si las uñas son tan importantes, ¿por qué no están hechas de algo más permanente. Como la resistente carcasa de esmalte que protege nuestros dientes? En otras palabras, ¿cuál es el beneficio de tener uñas que realmente crecen?

Bueno, piénsalo de esta manera: si una uña se daña o destruye, no será una catástrofe para nuestros dígitos sensibles.

“Una uña en constante crecimiento nos beneficia en el hecho de que el daño en allí puede ‘crecer hasta salir’. Y las uñas pueden volver a crecer si se arrancan”.

Dijo Meyer

Después de un pequeño período de rehabilitación, nuestros importantes dedos serán protegidos una vez más.

Otra forma de apreciar la importancia del crecimiento de las uñas es comprender que nuestros cuerpos se han empecinado con esta adaptación, a pesar del costo. El crecimiento de las uñas es un proceso que consume muchos recursos. Se debe a que absorbe nutrientes que de otra manera podrían desviarse hacia otras partes del cuerpo.

Pero el hecho de que hayamos tenido uñas en crecimiento durante milenios sugiere que las ventajas deben valer este costo considerable.

“Un indicador de que el crecimiento en primer lugar está transmitiendo algún tipo de beneficio, es que sigue siendo seleccionado positivamente para ello. Las uñas realmente han estado con nosotros durante mucho tiempo”.

Destacó Borths.

Entonces, la próxima vez que tengas que recortar y limar tus uñas, considéralo un privilegio: lo que estás perfilando es una pieza de evolución que vincula a la humanidad con sus inicios más humildes.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*