Lágrimas ¿Por qué lloramos?



Lágrimas - Por qué lloramos
Lágrimas - Por qué lloramos

Puede que nos parezca un acto normal, pero si lo pensamos un poco, el hecho de que derramemos lágrimas por los ojos en respuesta a una emoción intensa de tristeza o felicidad, es cuanto menos, curioso. Pero como todo, tiene su explicación.

Llorar es exclusivo de los humanos, y hay que tener en cuenta que las lágrimas que derramamos cuando lo hacemos, no son las mismas que habitualmente lubrican nuestros ojos, o que surgen si un objeto extraño o una sustancia irritante ingresa en el ojo – en ese caso, son más bien acuosas y tienen la función de lavar. Las lágrimas del llanto, analizadas químicamente, tienen hormonas relacionadas con el estrés, de alguna manera es una forma de descargar esas emociones que nos inundan, por ello es que luego de llorar nos sentimos mejor. Las lágrimas emotivas están compuestas por  cantidades más altas de las hormonas prolactina, adrenocorticotropa, leu-enkefalino6 y los elementos potasio y manganeso.

A nivel cerebral, las emociones humanas surgen a partir de una red de regiones cerebrales interconectadas, como el sistema límbico cerebral, asociado a las emociones, que a su vez se asocia con el sistema nervioso autónomo. Así, los sentimientos promueven respuestas físicas. El ritmo cardiaco, la respiración y las cuerdas vocales intervienen en el llanto.

Existe la teoría de que el consuelo que se experimenta después de llorar se deba a que se estimulan los nervios craneales, que a su vez alivian la amígdala cerebral sobreestimulada por una emoción específica.

Pero además, el llanto tiene una función evolutiva en las relaciones interpersonales. Al nublarse nuestra vista con lágrimas, se inhibe los comportamientos agresivos y, transmitimos vulnerabilidad, lo cual hace que los demás empaticen con nosotros y se fortalezcan los vínculos.

De esta manera, se vincula a este fenómeno con un tipo de comunicación no verbal que intenta describir un determinado estado de ánimo, particularmente uno en el que se intenta llamar la atención o solicitar la ayuda de otros.

Estas últimas teorías han ganado terreno, ya que aportan una explicación más adecuada, teniendo en cuenta que el llanto se produce incluso causado por emociones opuestas aunque igualmente intensas, como la alegría o la tristeza. En esta explicación, el llanto representa una válvula de escape a la experimentación de esas emociones.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*