¿Por qué no es saludable la comida chatarra? Te lo contamos aquí




Decir que la comida chatarra no es saludable no representa novedad alguna y lo cierto es que la presente afirmación es bien conocida y aceptada por la mayoría de la gente. Un acto novedoso de nuestra parte, implicaría explicar por qué esta comida no resulta saludable y de qué manera es que afecta nuestro bienestar. En el presente artículo hablaremos de la comida chatarra explicando por qué la misma representa un verdadero perjuicio a nuestro organismo, ocasionando en él serios problemas de salud.

Para hablar de la comida chatarra haciendo hincapié en sus efectos nocivos, es preciso reconocer algunos de los elementos que la constituyen como tal. Quizás las grasas que contiene toda comida chatarra sea uno de los elementos más perjudiciales para nuestro organismo y aquel que genera la mayor variedad de problemas en él. El sabor de una comida grasosa suele ser irresistible y tal es el cometido de este tipo de alimentos, lo que se ignora, es que aquello que nos gusta resulta ser lo que nos perjudica.

Al igual que una propuesta de grasa desmedida, la comida chatarra no reconoce límite en cuanto a la sal que se utiliza en su producción; esta segunda dimensión hace de este tipo de alimentación una situación problemática para nosotros. La sal suele ser un elemento silencioso, casi imperceptible. La misma es generadora de graves problemas de salud entre los que se destaca la elevada presión arterial.

En definitiva, la sal en exceso y el consumo de comidas con mucha grasa, no es menos perjudicial a nuestra salud que aquellos alimentos que se exceden en cuanto a su azúcar. Es muy típico de las promociones de los locales de comida chatarra, acompañar sus platos con vasos gigantescos de gaseosa o proponer postres rebosantes de azúcar. Lo cierto es que esto también representa un verdadero problema a nuestro organismo, en tanto que favorecen en demasía la gestación de enfermedades como la obesidad.

 

Consejos útiles:

  • Intenta consumir alimentos que contengan bajos índices de sal, grasa o azúcar.
  • Opta por ingerir dosis de comida saludables, que no atenten contra el funcionamiento de tu organismo.
  • No te excedas en el consumo de hamburguesas, pizzas, hot dogs o demás elementos reconocidos como comida chatarra.
  • Evita consumir diariamente gaseosas o jugos sumamente azucarados.
  • Trata de consumir helado de manera ocasional y no diaria.
  • Opta por comer frutas y variedad de verduras; carnes magras y alimentos que resulten saludables y repercuten positivamente en tu bienestar.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*