¿Por qué nos besamos?




Es un gesto casi universal para expresar afecto, el beso forma parte de nuestras costumbres más arraigadas con nuestros seres queridos. Pero seguramente, nunca se te ocurrió preguntarte por qué demostramos nuestro cariño con un beso, apoyando los labios y sorbiendo aire con ellos sonoramente.

Si bien el beso existe en casi todas las culturas, en cada una puede significar cosas diferentes, es así que para cada persona o grupo social, un beso puede significar cosas diferentes.

Existen diversas teorías antropológicas para explicar si el beso es un hábito natural e intuitivo, o si en cambio es una construcción social.

Una teoría bastante difundida señala que los besos son una forma inconciente de seleccionar a la pareja ideal. Es que al enfrentarse con otra persona, percibimos el aroma de las feromonas, que es imperceptible concientemente.

Es lo que genera atracción en una pareja. Es un mecanismo biológico por el que las mujeres “seleccionan” aquellos hombres que tienen sistema inmune diferente al de ellas, dentro de un mecanismo de supervivencia de la especie, ya que sistemas inmunológicos complementarios harían hijos mucho más fuertes y resistentes, y asegura un compañero sano y fuerte que ofrecerá la protección necesaria durante la etapa de embarazo y parto, en la que la mujer está físicamente vulnerable. El beso optimiza el proceso de selección olfativa y química.

Otros científicos, en cambio, hallan el origen del beso en un gesto mucho más primitivo, y es el de la madre que tritura el alimento para dárselo a su hijo, como hacen muchas especies y como hacíamos los humanos antes de la vida civilizada. Incluso, cuando había que esperar un poco por el alimento, las madres hacían el gesto de todas formas para dar alivio y cariño. Así surgió el acto de besar.

También ofrecen además otra explicación, y es que el beso con fines no reproductivos corresponde a una necesidad imperiosa de identificar a los miembros de la propia tribu. Al acercar los labios a la mejilla de alguien de tu tribu, confirmas los ancestros comunes.

El beso en la pareja, de acuerdo a investigaciones, también ayuda a sostener la pareja en el tiempo, de acuerdo a estudios realizados sobre mujeres. Las personas atractivas y con más parejas, suelen darle más importancia al beso. También es cierto que las mujeres tienen más inclinación a besar durante los días más fértiles de su ciclo menstrual.

Un beso quema entre dos y tres calorías por minuto, descargando epinefrina y noreprinefina haciendo que el corazón lata más rápido, además de estar relacionado con la disminución del llamado “colesterol malo” y con una disminución de la percepción del estrés.

Pero más allá de las explicaciones, lo cierto es que besar es un gesto universalizado, que ya tenemos incorporado como seña de afecto, cariño y amor.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*