¿Por qué se caen los dientes de leche?



Por qué se caen lo dientes de leche
Por qué se caen lo dientes de leche

La caída del primer diente de leche es todo un acontecimiento de la infancia, no sólo revela la llegada del personaje ficticio conocido con el nombre de Ratón Pérez y su recompensa, sino que es una señal normal de crecimiento de niños y niñas. Pero, seguramente alguna vez te preguntaste el porqué de este suceso que les ocurre a todos por igual. ¿Por qué se llaman dientes de leche? ¿A qué se debe su caída? ¿El primer diente que sale es el primero en caerse? En esta nota ¡todas las respuestas!

Los dientes primarios, más conocidos por su coloración blanca como “dientes de leche”, comienzan a formarse durante la etapa de gestación del bebé, dentro del vientre materno, entre la sexta y octava semana de embarazo. Finalmente, en el momento del nacimiento, las raíces de los dientes ya están totalmente formadas pero tardan entre 4 y 7 meses en desarrollarse y hacerse visibles.

Al cumplir los 3 años de edad y superada la etapa de la lactancia materna, la mayoría de los niños y niñas ya tienen sus 20 dientes de leche.

Esta dentadura primaria está conformada por dientes pequeños y de raíz corta. Tiene como función preparar el alimento del niño para su correcta digestión, (mediante la masticación) y además servir de guía para la ubicación de los futuros dientes permanentes.

El porqué de la caída de los dientes de leche

No hay una fecha exacta, pero normalmente cuando el menor de edad alcanza los 5 o 6 años, los dientes primarios comienzan a caerse, a menudo en el mismo orden en que fueron apareciendo durante los primeros meses de vida. Esto significa que probablemente en primer lugar se caigan los dientes incisivos inferiores (ubicados en el medio de la mandíbula) y luego los siguientes.

La caída de los dientes de leche se produce para dejar lugar a dientes más grandes y fuertes (los llamados “dientes permanentes”), que tienen como función permitir una masticación de alimentos más complejos y además intervienen en las etapas de fonética y de formación del habla. Los antiguos dientes se caen, dejando en su lugar un pequeño espacio en donde aparece el diente nuevo.

Los dientes definitivos son de mayor tamaño que los anteriores.

Durante esta etapa es aconsejable no forzar la caída de los dientes primarios, para evitar lesiones en las encías o mal formaciones de los dientes.

En la etapa de crecimiento de un niño, éste llegará a tener 28 dientes permanentes, esto significa que se sumarán 8 dientes más en comparación con la dentadura de la infancia.

Finalmente, la última etapa culmina entre los 17 y 25 años. En ese momento aparecen las comúnmente llamadas “muelas de juicio”, completando el grupo total de 32 dientes de las personas adultas.

Esta dentadura es definitiva, por eso importante cuidarla a diario, realizando un cepillado correcto luego de cada comida y visitando al dentista regularmente, cada tres meses.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*