¿Por qué soñamos al dormir?



Porque soñamos
Porque soñamos

Pasamos alrededor de un tercio de nuestra vida durmiendo. Teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que pasamos en vigilia, usted podría pensar que lo sabríamos todo. Pero los científicos todavía están buscando una explicación completa de por qué dormimos y soñamos.

Los estudios en animales y los avances en las imágenes cerebrales nos han llevado a una comprensión más compleja que sugiere el sueño podría desempeñar un papel en la memoria, el aprendizaje y las emociones. Pero aún con los avances científicos del presente no se han podido descifrar las causas fehacientes por las cuales soñamos. Veamos cuáles son las hipótesis al respecto que se manejan dentro de la comunidad científica.

 

Teoría Freudiana

Los suscriptores de las opiniones de Sigmund Freud afirman que los sueños son expresiones de deseos incumplidos (frecuencia sexual). Freud pensaba que si tenemos la intención o no, todos somos poetas. Y esa es la razón porque la cual en la mayoría de las noches, soñamos. Y los sueños son muy parecidos a la poesía, ya que en ambas circunstancias, expresamos nuestra vida interna de manera similar. Utilizamos imágenes más que palabras; combinamos elementos incongruentes para evocar emoción de una manera más eficiente que las descripciones más prolijas existentes, y utilizamos asociaciones inconscientes y tangenciales en lugar de la lógica para contar una historia.

De esta manera, Freud esencialmente llama sueños a esos poemas que nos decimos a nosotros mismos en la noche, con el fin de conocer nuestros deseos inconscientes como reales. En la explicación freudiana, los sueños nos permiten ser lo que no podemos ser y decimos lo que no decimos, lo que en nuestra vida diaria reprimimos. Sin embargo, esta no deja de ser una explicación algo limitada al dilema de porqué soñamos. El sólo hecho de mencionar que, muchas personas no recuerdan algunos sueños, por más que sueñan todas las noches (se presume); o que, en muchas oportunidades tenemos sueños “aburridos” (que no representan un “contenido conflictivo y reprimido” para nosotros) deja la teoría freudiana del por qué soñamos incompleta.

 

Teoría de la Evolución

Por otra parte, la Teoría de la Evolución afirma que soñamos para practicar respuestas a situaciones amenazantes. En los sueños nos encontramos a menudo desnudos en público, o perseguidos, luchando contra un enemigo o en caída libre. Es por ello que Antti Revonsuo, un científico cognitivo de Finlandia, ha demostrado que nuestra amígdala cerebral se dispara más de lo normal cuando estamos en el sueño REM (el espacio de tiempo en del sueño donde soñamos). Durante el sueño REM, el cerebro dispara de manera similar como lo hace cuando nos vemos específicamente amenazados al nivel de supervivencia. Además de eso, la parte del cerebro que practica la actividad motora se dispara cada vez durante el sueño REM, a pesar de que las extremidades permaneces estáticas. En otras palabras, Revonsuo y otros teóricos evolucionistas sostienen que en los sueños, en realidad estamos ensayando respuestas de “lucha y huida”, a pesar de que las piernas y los brazos no se mueven realmente. Afirman que los sueños son una adaptación evolutiva, que soñamos con el fin de ensayar conductas de auto-defensa en la seguridad del aislamiento nocturno, mejorando en nuestras respuestas de “lucha o huida” en el mundo real.

 

Teoría de la Eficiencia

Francis Crick (científico que co-descubrió la estructura del ADN) y Graeme Mitchison habían presentado una teoría en 1983 donde escribieron que “soñamos para olvidar”. Querían decir que el cerebro es como una máquina que se pone en conexión y que ciertas vías de pensamiento podrían no ser las más útiles para nosotros. Pero, cuando dormimos, el cerebro se dispara mucho más al azar. Y es este movimiento azaroso con nuevas conexiones nos permite aflojar ciertas vías y crear nuevas y potencialmente útiles conexiones. Soñar es un revolver de conexiones antiguas que nos permite mantener las conexiones importantes y borrar los enlaces ineficientes. Una buena analogía es la desfragmentación del disco duro de un ordenador: los sueños son un reordenamiento de las conexiones para agilizar el sistema.

 

Teoría de la Creación de Sabiduría

Si nos acordamos de todas las imágenes de nuestra vida en estado de vigilia, obstruiría todo nuestro cerebro. Así es que los sueños ordenarían (a través de los recuerdos) para determinar cuáles retener y cuáles a perder. Matt Wilson, del Centro de MIT para el Aprendizaje y la Memoria, defiende en gran medida este punto de vista. Él se encargó de estudiar ratas en laberintos durante el día, y grabó lo despedido por las neuronas en patrones de como las ratas realizaban el laberinto. Cuando vio que las ratas entraban en el sueño REM, vio los mismos patrones neuronales despedidos que habían disparado a elección los puntos de inflexión en el laberinto. En otras palabras, él vio que las ratas soñaban con coyunturas importantes en su día. Es por ello que argumentó que el sueño es el proceso a través del cual separamos los recuerdos válidos y codificamos la memoria a largo plazo, sobre lo que merece la pena perder. El sueño se vuelve una avalancha de información diaria en lo que llamamos la sabiduría: las cosas que nos hace inteligentes para cuando nos encontramos con las decisiones futuras.

 

Porque002

 

Teoría de la Auto-Psicoterapia

Pero ¿qué pasa con la emoción en los sueños? ¿No son los sueños principalmente el lugar para enfrentar emociones dif