¿Por qué algunas personas deciden vivir solas?




¿Por qué razón es que generalmente estamos resueltos a convivir en compañía de otras personas? ¿Por qué es que compartimos el hogar con nuestra familia, amigos o pareja? ¿Alguna vez te lo has preguntado?

 

¿Por qué algunas personas deciden vivir solas?

En otro sentido…¿Te permitiste pensar si esa cuestión no puede ser trocada por una vida en soledad? Muchas personas hoy en día desestiman la posibilidad de compartir el hogar con alguien y se lanzan a la difícil pero satisfactoria tarea de vivir solas. En el siguiente artículo te mostraremos ventajas y desventajas de esta cuestión, aquella que da cuenta de determinados seres que pretenden pasar sus días en soledad.

Las estadísticas muestran que cada día más gente se va a vivir sola y dada la idiosincrasia del presente blog no podemos obviar la pregunta: ¿Por qué lo hacen?. Lo cierto es que vivir en soledad puede resultar aterrador en algunas personas al tiempo que enormemente satisfactorio para otros seres. Esto da cuenta de que todos somos distintos y el hecho de vivir solo o acompañado también guarda relación con los intereses propios que nos propone nuestra subjetividad.

La mayoría de las personas que se deciden a vivir solas aclarar que para ellos eso representa un verdadero beneficio y es la soledad el precio a pagar por su ansiada libertad de hacer lo que desean. Vivir en un hogar y no compartirlo con nadie les permite realizar planes en el momento en que lo desean y de la forma en que lo pretenden, sin necesidad de consultar a nadie al respecto. Comer, dormir, escuchar música o recibir visitas, todo eso se puede hacer cuando y cómo se desea si una persona vive sola y no comparte con nadie su hogar.

En ese sentido, hay una dimensión de nuestra vida sumamente importante que puede ser aprovechada al máximo cuando uno vive solo: el tiempo libre. Las personas que entienden esto generalmente tratan de no ejercer una valoración negativa de la soledad, ya que consideran a la misma como una manera de encontrarse con su interior atendiendo todo el tiempo a las necesidades que su existencia propone. Ocupar su soledad de la manera en que cada uno quiere parece ser la premisa suprema de toda persona que pretenda vivir sola.

En otra esfera de la problemática abordada, encontramos a aquellas personas que viven solas y lo hacen por obligación más que por gusto. Muchas personas viudas o divorciadas viven hoy en soledad por razones obvias y otras tantas no lo harían si pudieran elegir. En ese sentido, vale reconocer que lo que para algunas personas representa un beneficio y otorga libertad, para otras resulta un pesar que quisieran poder evitar.

En resumen y pensando en aquellos seres que viven solos por elección, podemos destacar los puntos siguientes:

  1. Una persona que vive sola pretende hacer un uso a gusto de su tiempo libre
  2. La soledad es concebida por este tipo de personas como el precio a pagar por vivir libremente
  3. La subjetividad de cada persona es la que hace a algunos decidir vivir solos y a otros compartir el hogar.
  4. Quien vive solo puede realizar la actividad que desee en el momento y la forma que crea correcta.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*