¿Por qué es tan importante la capa de ozono?



agujero en la capa de ozono
El agujero en la capa de ozono esta sobre la Antártida

La capa de ozono se encuentra en la estratosfera, entre los 15 y 50 km sobre el nivel del mar. Allí, el ozono (O3) impide que los rayos ultravioleta (RUV) entren a la Tierra.

El buen estado de esta capa es imprescindible para la salud del planeta. Si los RUV entran a la biosfera, la capa de la Tierra donde se encuentra la vida, pueden causar graves daños, como cáncer de piel, alteración del ADN, supresión del sistema inmunológico, y muerte de microorganismos.

Existen unas moléculas, los halocarbonados, de origen antrópico, desarrolladas para la industria de refrigerantes, aerosoles, pinturas y espumas. Estos compuestos gaseosos se liberan en la atmósfera y viajan hasta la estratósfera, donde destruyen el ozono provocando el adelgazamiento de la capa protectora y, por lo tanto, permitiendo el ingreso de los RUV a la biosfera.

Es indispensable atender y frenar este problema cuanto antes. Bajo el liderazgo de las Naciones Unidas, todos los países del mundo se han adherido al Protocolo de Montreal con el fin de reducir y dejar de producir estos halocarbonados.

La atmósfera terrestre está segmentada en diferentes capas. Todas ellas con diferente composición química, distinta temperatura y cada una con un papel muy importante frente a la llegada de la energía electromagnética proveniente del sol.

Rayos ultravioletas y la capa de ozono

Hay tres tipos: rayos UVC, UVB y UVA. Estos últimos llegan a la superficie de la Tierra y, aunque son menos perjudiciales, en todo caso tienen incidencia principalmente en el cáncer de piel.

Los UVC y UVB son muy letales y no pasan a la biosfera gracias al escudo que ejerce la capa de ozono. Esta se ha formado por la presencia de las moléculas de oxígeno (O2) que llegan hasta la estratósfera. Cuando se encuentran con los rayos UV, la alta energía de estos rompe la molécula, liberando 2 átomos de oxígeno. Estos a su vez reaccionan con las moléculas formando ozono.

O2 + UV –à O + O

O + O2   –à  O3

El ozono a la vez reacciona con los rayos UV y también se rompe:

O3 + UV –à O2 + O

Cada molécula y cada átomo vuelven y reaccionan con otro para volver a formar ozono y así sucesivamente.

De esta manera, los rayos UV, se mantienen muy ocupados rompiendo moléculas y perdiendo energía, por lo tanto no pasan a través de esta barrera de moléculas de oxígeno triatómico.

Sólo lo logran los de menos energía, los UVA. Entre menos frecuencia tenga una onda de luz, más capacidad de llegar a la Tierra tiene, pues no reacciona con las moléculas que se encuentran a su paso.

Por qué se debilita la capa de ozono

Existen unos productos llamados halocarbonos. Entre ellos los CFC (clorofluorocarbonos), que son de origen antrópico, es decir son elaborados por el hombre. Se obtienen a partir de hidrocarburos, sustituyendo átomos de carbono por flúor y cloro. Se comenzaron a utilizar en los años 30 para la industria de la refrigeración, los aerosoles, pinturas, espumas, entre otros. Pueden durar en la atmósfera más de 100 años y en llegar a la estratósfera más de 50 años. Es decir que sólo hasta la primera década de los 80 se comenzó a detectar el problema que causaban en la capa de ozono.

Al llegar a la capa de ozono, los CFC reaccionan con los RUV y la molécula se rompe liberando el radical cloro que reacciona rápidamente con el ozono y lo destruye. En teoría, un radical cloro puede destruir 30.000 moléculas de ozono, debilitando así esta capa protectora. Haciendo posible que los peligrosos rayos UVB y UVC entren a la biosfera causando daños irreversibles en los seres vivos.

Qué se hace para reducir este daño en la capa de ozono causado por CFC

En 1987 se firmó el Protocolo de Montreal en el que los países firmantes se comprometieron en reducir y, finalmente, acabar con la utilización de los CFC en la industria y remplazarlos paulatinamente por otros compuestos. Es pobre el resultado que se ha obtenido. Puesto que implica cambios de  procesos y de tecnologías, muy costosos económica y socialmente.

 

 

Fuente: vidamasverde.com


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*