¿Qué es la flora intestinal?¿Qué función cumple?




Es necesaria una alimentación equilibrada y variada para cuidar y proteger la flora intestinal

 

La flora intestinal es un complejo ecosistema lleno de microorganismos beneficiosos para la salud cuyas principales funciones son defender el intestino de posibles infecciones, ayudar a digerir ciertos alimentos, estimular el sistema inmune, formar elementos nutritivos que contribuyen a que el organismo funcione adecuadamente, etc.

Cada uno de nosotros albergamos en nuestro interior alrededor de 100.000 millones de microorganismos de 400 especies diferentes, la mayoría bacterianos. Más del 95% de ellos habitan en el aparato digestivo, sobre todo en el colon. Esto es lo que conocemos como flora o microbiota intestinal, este conjunto de microorganismos beneficiosos para nuestra salud que habitan en el aparato digestivo, desde la boca hasta la parte final del intestino grueso.

Cabe destacar que en el momento de nacer el aparato digestivo humano es prácticamente estéril, es decir, se encuentra casi libre de microorganismos  los cuales colonizan el intestino durante las 48 horas posteriores al alumbramiento.  La composición de la flora va evolucionando dependiendo especialmente de la alimentación, hasta que a los 2 años, la flora intestinal es prácticamente la definitiva.

 

Las principales funciones de la flora intestinal son:

– Defender el aparato digestivo de la entrada de bacterias nocivas que puedan causar diversas infecciones y enfermedades.

– Ayudar a digerir algunos alimentos, como la fibra vegetal.

– Contribuir a la producción de la vitamina K al ingerir ciertos alimentos que contienen precursores de dicho nutriente (como las verduras de hoja verde, frutas y semillas). La vitamina K es esencial en el proceso de coagulación.

– Estimular el sistema inmune.

– Formar elementos nutritivos, como algunas vitaminas, que contribuyen a que el organismo funcione correctamente.

– Utilizar la fibra de los alimentos para dar lugar a ácidos grasos de cadena corta, los cuales sirven como fuente de energía y mantienen en buen estado los tejidos del hígado, músculos y colon.

– Ayuda en la absorción de calcio, hierro y magnesio.

 

La flora intestinal puede verse alterada a causa de diversos factores externos que rompen el equilibrio de la misma, como la ingesta  prolongada de algunos antibióticos, cambios en la alimentación, infecciones por parásitos, etc.

También puede modificarse de una forma beneficiosa, cuando aumentamos el consumo de productos de origen vegetal, o ricos en microorganismos probióticos.

 

 

Fuente:donnaplus.es


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*