¿Por qué el pasto recién cortado huele tan bien?

¿Cuál es el secreto detrás del dulce aroma del pasto cortado?
¿Cuál es el secreto detrás del dulce aroma del pasto cortado?

Seguramente reconoces de inmediato el olor dulce y agudo de alguien que está cortando el césped en su patio o de una cancha cercana. A medida que entra en la nariz, de alguna manera logra oler exactamente igual que el color verde.

Pero, ¿qué estamos realmente oliendo cuando inhalamos ese aroma a pasto recién cortado? ¿Y por qué nos gusta tanto?

Químicamente hablando, el olor clásico del césped es una mezcla en el aire de compuestos a base de carbono llamados volátiles de hoja verde o GLV. Las plantas a menudo liberan estas moléculas cuando son dañadas por insectos, infecciones o fuerzas mecánicas. En este caso, como una cortadora de césped.

Las plantas fabrican formas ligeramente diferentes de GLV según lo que les esté sucediendo. Dijo Ian Baldwin, ecólogo de plantas y director fundador del Instituto Max Planck para la Ecología Química en Jena, Alemania. En un estudio de 2010 publicado en la revista Science, él y su colega Silke Allmann, de la Universidad de Ámsterdam, encontraron que las hojas de tabaco pinchadas y frotadas con saliva de insecto liberaban un racimo diferente de compuestos volátiles que las hojas que se habían pinchado y cepillado con agua.

Los GLV son lo suficientemente pequeños para ser llevados al aire y flotar a nuestras fosas nasales. En algunos casos, pueden detectarse a más de una milla de la planta donde se originaron. Otras especies, como los insectos que comen plantas y los depredadores que comen esos insectos, son extremadamente sensibles a los diferentes aromas de GLV. Por ejemplo, Baldwin y Allmann descubrieron que los insectos depredadores Geocoris se sienten atraídos por los GLV liberados por las plantas masticadas por una plaga llamada el gusano del tabaco. En otras palabras, el olor específico de las plantas asediadas indica a los depredadores que hay un refrigerio cerca.

Los seres humanos no suelen comer pasto de césped o los insectos en él. Pero los GLV que liberan el pasto no son tan diferentes de los de las plantas que sí encontramos sabrosas.

Eso significa que tenemos buenas razones para ser sensibles a ellos. “Casi todas las verduras frescas tienen un ramo de GLV”, dijo Baldwin. Las frutas pueden liberar las moléculas a medida que se ablandan y las membranas dentro de ellas se rompen.

“A lo largo de la historia evolutiva, hemos usado esa información para saber cuándo algo está maduro”.

Dijo Baldwin

Por lo que Baldwin sabe, no hay nada específico al pasto que nos haga sentir mejor el olor que otra planta. Pero es más probable que lo cortemos, hiriendo muchos tejidos de plantas a la vez. Esto libera una nube concentrada de GLV. La siega de grandes espacios verdes es a menudo nuestra mejor oportunidad para encontrar el olor fresco y verde. Las personas que viven cerca de plantaciones de té en China podrían sentir el mismo olor en la cosecha. Afirmó Baldwin.

Las plantas también pueden reconocer y responder a estos aromas en el aire, agregó Baldwin. Si el ramo de GLV indica que las plantas vecinas están perdiendo sus puntas de flores, por ejemplo, una planta puede transportar azúcar y otros recursos hacia sus raíces y alejarse de sus flores. Esto minimiza las pérdidas potenciales de la planta y puede ayudar a que vuelva a crecer más tarde.

Como dijo Baldwin, el pasto “responderá con anticipándose al paso de de la cortadora de césped”.

Baldwin ha descubierto que este efecto, llamado bunkering, puede comenzar a pocos minutos del ataque a la primera planta. En otras palabras, para cuando se corte el césped de un extremo al otro,el pasto del otro lado podría oler su llegada y estar listo para resistir.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*