¿Cómo se vive con T.O.C. ? (Parte 1)



descripción del trastorno obsesivo compulsivo T.O.C.
trastorno obsesivo compulsivo, T.O.C.

Existen muchas enfermedades y afecciones a las que el ser humano está expuesto. Desperfectos físicos y anomalías motrices o mentales que condicionan la capacidad que dicho afectado tiene para vivir.

Lamentablemente muchos de estos problemas que se presentan en los individuos no pueden ser contrarrestados, no pueden quitarse, no pueden eliminarse, ni tampoco deshacerse, esto obliga a una misericordiosa persona afectada por tales aberraciones de la naturaleza a aprender vivir con un gran obstáculo e intentar continuar la vida con plena normalidad y totalidad, aunque ésta última parte sea una total ironía o exceso de optimismo.

Existe un trastorno denominado T.O.C. (Trastorno Obsesivo Compulsivo) y que probablemente usted haya oído hablar de él, pero no lo suficiente como para comprender o visualizar la magnitud que puede tener tal afección en un sujeto.

Algunos de los aspectos del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

El T.O.C. es un trastorno de ansiedad, y se presenta en una persona afectada por dicho trastorno en forma de pensamientos intrusos, molestos e irritantes.

Para intentar simplificar esta idea, tomemos un ejemplo básico y concreto. Una persona que padece el T.O.C. se siente invadido por pensamientos e inquietudes de las cuales necesita deshacerse para poder calmar el sufrimiento que le provoca la ansiedad producida por la obsesión. Como dijimos, estos pensamientos e inquietudes son los responsables de causar ansiedad.

Sabemos por lógica, que cuando estamos padeciendo dolor, sufrimiento o malestar, por naturaleza tendemos a actuar en consecuencia de ello. Al hacerlo estaríamos despojándonos de aquello que nos aqueja.

Bien, ahora toca transferir este conciso ejemplo a la realidad palpable del problema.

Si bien existen distintas categorizaciones dentro del trastorno obsesivo compulsivo, de forma general la sintomatología es muy similar en cada caso específico.

 ¿Qué es el T.O.C.?

Supongamos que se levanta por la mañana, se toma un café, se cepilla los dientes, cierra su puerta y se va a cumplir con sus responsabilidades. ¿Nota algo en particular? Seguro que no, porque es completamente algo que todo el mundo hace, pero ¿Por cuánto tiempo se cepilla los dientes? ¿Cuántas veces sujeta, suelta y vuelve a sujetar su taza de café? Y la puerta ¿Cree que está bien cerrada?

Cuando se realiza una determinada acción, la persona que padece T.O.C. no suele quedar conforme con solo hacerlo una vez. Necesita volver a repetir esa acción para poder sentirse satisfecho. Por ende libre del miedo de ser acechado por la ansiedad. Entonces si esta persona cierra la puerta y siente que esa acción aún no concluyó, abrirá y cerrará nuevamente la puerta. Una y otra vez, hasta que crea que sea necesario.

Estas acciones repetitivas y compulsivas se producen por el ansia de que algo en particular esté en un estado considerado como correcto. Aunque ese algo muchas veces es producto de un pensamiento que le dicta hacer la acción de determinada manera. De lo contrario algo “malo” podría pasarle. Porque en realidad la “satisfacción” de que tal acción haya sido concluida no está en dicha acción. Sino en la eliminación de los reiterativos pensamientos que obligan a la persona a realizar estas determinadas rutinas impulsivas e iterativas.

En muchos casos, este problema puede deteriorar en gran medida la calidad de vida de la persona. Porque no puede evitar realizar sus determinados rituales antes de poder concluir con algo. Esto significa perder grandes cantidades de tiempo antes de estar listo o preparado para. Por ejemplo, ir al trabajo o la escuela.

Hasta aquí solo se ve una breve descripción general de lo que es el problema

Sus síntomas, la forma en la que se comporta el enfermo, su rutina diaria, sus frustraciones, sus alegrías, sus mayores miedos, sus rituales y demás apartados, los podremos ilustrar con mayor detalle en posteriores entregas. Así se podrá tener un concepto sólido de tal sometimiento al castigo de la mente.

Más adelante en los siguientes artículos, se profundizará más a fondo sobre los distintos tipos de T.O.C. y cuáles son sus principales características y comportamientos que manifiestan las personas afectadas por este trastorno muy particular.

 


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*