¿Por qué es conveniente usar lámparas de bajo consumo?



lámparas de bajo consumo
lámparas de bajo consumo

Las nuevas lámparas de bajo consumo o lamparas fluorescentes necesitan menos de la mitad del consumo de energía que las bombillas tradicionales para generar la misma luz.

Concretamente entre un 50 y un 80% menos, con lo que el ahorro en el consumo de estas bombillas es mucho mayor que en las tradicionales. Gran parte de la energía de estas bombillas se transforma en luz, no como ocurre en las normales que la mitad de su energía se convierte en calor y no en luz. Si hablamos de vatios, las lámparas de bajo consumo o ecológicas de 22 vatios equivale a una de 100 vatios tradicional o incandescente.

Además, la durabilidad de las lámparas de bajo consumo es de hasta 12.000 horas, con lo que supone hasta 10 veces más que una incandescente, cuya duración ronda las 1.000 horas.

Si no tienes suficiente con estas dos características, debes saber también que las lámparas de bajo consumo emiten menos emisiones de CO2 a la atmósfera debido al bajo consumo y al ahorro en KWh (Kilovatio hora) durante toda su vida. Por ejemplo, si utilizamos una bombilla de bajo consumo de 18 vatios en lugar de una bombilla normal de 75 vatios, estamos hablando de que reduciríamos a media tonelada de CO2 la emisión a la atmósfera en toda la vida de la bombilla.

Es necesario conocer que cuando se rompen las lámparas de bajo consumo se deben usar guantes para cambiarla por otra porque tiene mercurio y hay que tomar precauciones. Igualmente, procura ir a una tienda donde vendan bombillas y reciclen las que ya no utilices para una mayor contribución al ecosistema.

La única desventaja de estas lámparas de bajo consumo es que tardan más en llegar a su punto alto de luz, por eso no es recomendable que las enciendas solo unos segundos, ya que el consumo que tienen en el encendido es superior. Por ejemplo, si las luces del pasillo solo las utilizas para pasar y las apagas enseguida, deberías usar para ello bombillas tipo LED, no así en el salón, habitaciones u otras estancias que utilizas más la luz diariamente.

Fuente: hogar.mapfre.com


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*