¿Por qué es importante usar jabón para lavarse las manos?

Datos sobre el jabón y la importancia de lavarse las manos

El jabón es lo mejor para lavarse las manos
El jabón es lo mejor para lavarse las manos

¿Te lavaste las manos? ¿Usaste jabón?

Los niños de todas partes están muy familiarizados con esas preguntas, pero es por una buena razón. Lavarse con jabón es esencial para prevenir la propagación de gérmenes que nos enferman.

Los gérmenes, o microbios, están en todas partes. Literalmente, en todas partes. En el aire, el suelo, el agua y en todas las superficies, incluido tu cuerpo. La mayoría de los microbios son inofensivos y algunos son importantes para la salud humana, como los que viven en nuestro intestino. Pero hay varios gérmenes que causan problemas, y estos son los que preferimos no tener en nuestros cuerpos. Nuestra primera línea de defensa contra esos gérmenes dañinos es el jabón.

¿Qué es el jabón?

El jabón es una mezcla de grasa o aceite, agua y un álcali o sal básica.

A los antiguos babilonios se les atribuye ser las primeras personas en hacer jabón. Su receta de grasas animales, cenizas de madera y agua se ha encontrado tallada en recipientes de arcilla que datan de 2800 a. C., según soaphistory.net. Probablemente usaron el brebaje para lavar lana y algodón para que los materiales pudieran tejerse en tela y no tanto para limpiar sus cuerpos.

Los antiguos egipcios desarrollaron una receta similar para el jabón, que utilizaron para tratar llagas, enfermedades de la piel y lavado personal. Los romanos también fabricaban jabón. Pero no fue sino hasta los últimos siglos de la era romana que el jabón se usó para la higiene personal; antes de eso, el jabón era una herramienta médica para tratar enfermedades.

La receta básica para el jabón no ha cambiado en miles de años. Sigue siendo una combinación de grasas o aceites con un álcali (sal iónica básica) y agua. Cuando esos ingredientes se combinan en las proporciones adecuadas, pasan por un proceso químico llamado saponificación, que produce jabón. Hoy en día, hay dos técnicas que las personas usan para hacer jabón: el proceso en frío y el proceso en caliente.

Proceso en frío

Una solución de lejía a temperatura ambiente (hidróxido de sodio en agua) se mezcla con aceite animal o vegetal. A medida que los ingredientes reaccionan entre sí, la mezcla se espesa y se calienta. Antes de que se vuelva demasiado espesa, la mezcla se vierte en un molde donde se solidifica, y el proceso de saponificación se completa. El último paso es dejar reposar el jabón o curarlo durante algunas semanas, lo que permite que se evapore el exceso de agua en la mezcla. Esto hace un jabón más duro, según el gremio de jabón y cosméticos hechos a mano.

Proceso en caliente

Es la forma más tradicional y antigua de hacer jabón y requiere una fuente externa de calor. Los ingredientes se calientan a medida que se mezclan, lo que aumenta la velocidad del proceso de saponificación. El jabón está en forma líquida cuando se vierte en moldes y está listo para usar tan pronto como se solidifica. El jabón de proceso en caliente se puede curar de manera similar al jabón de proceso en frío. Pero por lo general no es necesario, según el gremio de jabón y cosméticos hechos a mano.

¿Cómo funciona el jabón?

El jabón no mata los gérmenes en nuestras manos, los elimina.

Los gérmenes se adhieren a los aceites y grasas en nuestras manos (suena asqueroso, pero es totalmente normal). El agua sola no eliminará gran parte de los gérmenes en nuestras manos porque el agua y el aceite no se llevan bien, por lo que no se mezclarán. Pero al jabón le gustan tanto el agua como el aceite. Esto se debe a que las moléculas de jabón son un tipo de surfactante, lo que significa que tienen un extremo que ama el agua o es hidrofílico, y un extremo que ama el aceite o hidrofóbico.

Cuando te lavas las manos con jabón, sus moléculas actúan como mediadoras entre las moléculas de agua y aceite, y se unen con ambas al mismo tiempo. Luego, cuando enjuagas todo, el jabón elimina los gérmenes con el agua.

Para el lavado de manos más efectivo, debes usar jabón y ser minucioso. Crea una espuma porque la fricción ayuda a eliminar la suciedad y los aceites de la piel, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El tiempo de fregado depende de qué tan sucias estén las manos. Pero la mayoría de las autoridades sanitarias recomiendan al menos 20 segundos, o el tiempo necesario para cantar “Felíz Cumpleaños” dos veces. Y no olvides raspar debajo de las uñas. Esa área es la principal propiedad inmobiliaria para gérmenes.

Una vez lavadas las manos, asegúrate de secar al aire o con una toalla. No hay una mejor práctica acordada para el secado, pero las manos mojadas tienen más probabilidades de propagar gérmenes que las secas, según los CDC.

¿El jabón antibacteriano es aún mejor? No

Los jabones antibacterianos tienen ingredientes añadidos como triclosán o triclocarbán, que son moléculas hidrofóbicas que pueden penetrar las membranas celulares bacterianas y matar a las bacterias. Suena impresionante, pero los estudios han demostrado que los jabones antibacterianos no son más efectivos que los jabones normales para eliminar bacterias.

En 2016, la FDA emitió una norma que ya no permitía que los jabones antibacterianos se comercializaran al público.

“Los consumidores pueden pensar que los lavados antibacterianos son más efectivos para prevenir la propagación de gérmenes. Pero no tenemos evidencia científica de que sean mejores que el agua y el jabón. De hecho, algunos datos sugieren que los ingredientes antibacterianos pueden hacer más daño que bien a largo plazo”.

Dra. Janet Woodcock, directora del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA

¿Qué pasa con el desinfectante para manos?

Los CDC recomiendan lavarse las manos con agua y jabón, pero si esa no es una opción, entonces el desinfectante para manos es un buen respaldo. Los estudios han encontrado que los desinfectantes para manos con concentraciones de alcohol del 60-95% son más efectivos para matar gérmenes que los desinfectantes sin alcohol o con bajo contenido de alcohol.

El alcohol mata algunas bacterias y virus al romper sus membranas protectoras, lo que básicamente los hace desmoronarse. Pero no funciona para todos los gérmenes, como el norovirus, Clostridium difficile, que puede causar diarrea potencialmente mortal, o Cryptosporidium, un parásito que causa una enfermedad diarreica llamada criptosporidiosis, según los CDC. Es probable que los desinfectantes para manos tampoco eliminen químicos dañinos como pesticidas o metales pesados. Tampoco el desinfectante para manos funciona bien en manos sucias o grasientas.

Lavarse las manos con jabón es, con mucho, la forma más efectiva de mantener a raya a los gérmenes dañinos.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*